Aplicaciones nanotecnológicas para la observación de tejidos y vasos sanguíneos

Un equipo de investigadores de la Universidad Stanford en California (Estados Unidos) ha desarrollado un nuevo elemento para agregar una mayor precisión a la tomografía de coherencia óptica (OCT), una técnica de imagen que permite observar los vasos sanguíneos que componen el ojo y estudiar la estructura de los tejidos para diversas aplicaciones.

Se trata de unos prismas de oro a escala nanométrica que, inyectados en el torrente sanguíneo del paciente, mejoran significativamente la calidad de la tomografía de coherencia óptica. Según explican los científicos, gracias a estos sistemas, se pueden distinguir incluso los detalles a nivel molecular. A modo de ejemplo, el grupo de investigación revela que, con estas habilidades, las células de tipo canceroso podrían detectarse, ya que sería posible analizar sus componentes con facilidad.

Los nanoprismas de oro, que sirven como agente de contraste de la OCT, ya se han probado en laboratorio para detectar melanoma en los vasos sanguíneos de las orejas de los ratones. De hecho, cuando se utilizó la tomografía de coherencia óptica con nanoprismas y sin ellos, la diferencia en los detalles fue muy relevante.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.