El Hospital Royo Villanova aplica una nueva técnica para intervenir tumores hasta ahora inoperables

Un equipo de Cirugía y Radiología del Hospital Royo Villanova de Zaragoza ha operado a una mujer por primera vez en un centro público aragonés con la técnica de electroporación irreversible, un método que destruye el tumor sin afectar al tejido conectivo. La técnica permite dar un tratamiento a tumores considerados inoperables por estar en localizaciones muy complicadas.

La paciente, intervenida el pasado 11 de julio, tenía un tumor de hígado de pequeño tamaño, pero de muy compleja localización. Los cirujanos habían desestimado operarla, ya que la intervención implicaba extirpar esos vasos y realizar una resección hepática mayor con gran riesgo para la paciente. Decidieron entonces aplicar esta técnica con experiencia en otros hospitales públicos de España. En Aragón, se han intervenido con este procedimiento tumores de próstata en centros privados, si bien éste ha sido el primer caso localizado en el hígado.

Seguimiento con ecógrafo

Los cirujanos de Aparato Digestivo Juan Luis Blas y Elena Gonzalvo intervinieron a la paciente guiados por la radióloga Alicia Blasco quien, con un seguimiento ecográfico en tiempo real, colocaba unas agujas a través de las cuales se transmite la corriente eléctrica. Estos pulsos eléctricos emiten una energía no térmica que afecta a la membrana celular induciéndola a la apoptosis (suicidio celular). De esta manera, se erradican las células pero no el tejido conectivo que se encuentre en esa zona.

Las agujas están conectadas a un aparato especial llamado Nanoknife, que dispone de un software para realizar una planificación preoperatoria del volumen de tratamiento. Cuando ya las agujas (dos o tres, según el caso) han sido colocadas en el lugar adecuado, sitiando el tumor, ese aparato transmite a través de ellas una corriente eléctrica continua de muy alta intensidad. Ese campo eléctrico tiene la capacidad de cambiar el potencial electroquímico de los lípidos que componen la membrana celular, desequilibrándola y creando los nanoporos (hoyos de tamaño nanométrico de entre 1 y 100 nm). La célula puede reparar esos poros, pero si se generan muchos y en muy poco tiempo no tiene capacidad suficiente para ello y muere.

Para el doctor Juan Luis Blas, esta técnica, con muy buenos resultados en este primer caso en el Royo Villanova, ofrece una posibilidad a pacientes en los que se descartaba la cirugía. Para el especialista, los posibles casos que pueden tratarse con IRE son cáncer de páncreas localmente avanzado, tumores hepáticos primarios y metastásicos que estén cerca de estructuras vasculares importantes, como soporte a la cirugía pancreática y hepática para asegurar márgenes libres y tumores endocrinos de páncreas.

La intervención, pionera en nuestra Comunidad, exige un alto nivel de experiencia acumulada tanto por parte de Cirugía como de Radiología. En la intervención participaron, además de los dos cirujanos citados y la radióloga, Alejandro García (también cirujano), Alfonso Vaquerizo y Pilar Acín (anestesistas), Francisco Tabuenca (enfermero instrumentista) y Natividad Santolaya e Isabel Colás, como enfermeras.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*